• 5 recomendaciones para la fidelización de clientes

  • Quién mide el valor de un cliente sino la gratitud de verlo satisfecho por haber cubierto o sobrepasado sus expectativas al recibir un servicio o producto que adquirió; para tal caso no hay mejor trabajo, aunque arduo, que un programa de fidelización que dentro de sus pilares, los siguientes son algunos resultantes:

    1. Haz que la experiencia de tus clientes sobrepase sus expectativas

    Hubo una época en la que le dedicabas especial atención a tus clientes lo que acaparó todas sus expectativas; pero después de un tiempo, quizás su lealtad pende de un hilo, y no necesariamente es por la férrea competencia que tienes, sino porque quizás has olvidado ofrecerle más que un servicio o producto: la mejor experiencia.

    Más allá de las exigencias de cada cliente, la experiencia como valor agregado es el denominador y la mejor herramienta para fidelizar a un cliente, pero si además sobrepasas sus expectativas generando emociones que lo acerquen a la marca, no habrá parangón en la competencia que le haga cambiarse de vereda.

    2. Involucra a tu equipo más allá de sus metas.

    Si consideras que es suficiente con que tu equipo cumpla las metas para fidelizar a tus clientes, no es necesariamente así. Nadie mejor que los colaboradores para abordar y fortalecer un programa de fidelización, ya que en muchos casos al tener contacto directo con los clientes, son el radar perfecto para conocer lo que nuestros clientes necesitan respecto al producto o servicio que adquirieron.

    Claro está que un equipo siempre debe estar motivado, se le debe brindar la confianza y transparencia como pilares de una relación de valor que empiece dentro de casa, pero sobre todo, se debe crear una cultura enfocada en el cliente que permita consolidar de manera integral la información recibida por los distintos canales de atención al cliente o sondeos de satisfacción para generar estrategias que refuercen la fidelización.

    2. No dejes de innovar

    La innovación es fundamental en todo tipo de proyecto, negocio, trabajo y también en la vida personal, pero cobra gran protagonismo al momento de fidelizar clientes, puesto que normalmente los programas de fidelización se mantienen constantes durante largo tiempo, y más allá de que cumplen los objetivos, se vuelven cíclicos.

    La mejor forma de innovar en un programa de fidelización es conociendo más a tus clientes y analizando al detalle sus hábitos de consumo ya que permiten brindar toda. información a fin de diseñar estrategias a medida para cada cluster, con beneficios súper atractivos que tendrán el reconocimiento y redenciones constantes.

    3. La tecnología, tu mejor aliado

    Actualmente es difícil considerar cualquier programa de fidelización sin que cuente con un soporte tecnológico para la difusión del mismo, ya sea una landing page básica, una página web, una aplicación móvil o un software altamente personalizado. Y es que sus múltiples opciones para adaptar cualquier estrategia de fidelización, permiten ser más minuciosos con la información que se obtiene a través de ella, pues, no solo se puede recoger y analizar todas las interacciones de los clientes mientras usan las plataformas, sino también permiten generar sondeos, actualización de datos, experiencias y un sinnúmero de posibilidades que optimizan la propuesta de fidelidad.

    5. Más que una venta, tus clientes son personas

    No hay duda que los objetivos comerciales son fundamentales para una empresa, y las ventas son el componente básico para lograrlo, pero muchas veces no nos detenemos a observar el proceso que lleva a una persona para adquirir un producto: la necesidad que tiene, la preferencia o el gusto que le provoca, el lazo que tiene con la marca o la utilidad que representa para ellos.

    Entender que nuestros clientes no son un número más ni tampoco un nombre en la base de datos, sino más bien, personas con las que debemos generar las mejores relaciones para formar un vínculo a largo plazo, transmitir el mensaje correcto y trabajar coordinadamente es la mejor forma de cumplir con los objetivos.

    El valor de contar con un cliente durante largo tiempo es mucho más que rentable, es gratificante. Es comprender que la satisfacción constante del cliente, generada por la dedicación y el compromiso de la empresa, es porque sus demandas y expectativas han sido gratamente superadas.